Gondor

Gondor

Gondor tenía pocas opciones de ser adoptado: era un pastor grandote y mayor. Es decir, un invisible más en una perrera. Pero Isanel se enamoró de él y se lo llevó a Valencia para convertirlo en el mimado de la familia.