Max

Max

El destino de Max era vivir toda su vida atada, «vigilando» una granja. Pero conseguimos que su dueño nos lo cediese para ofrecerle una oportunidad de conocer el amor de una familia. ¡Y lo conseguimos! ¡Nuestro grandullón vive ahora feliz y mimado en Inglaterra!