Urkko

Urkko

Tras un tiempo en la perrera, parecía que la suerte del abueliño Urkko iba a cambiar: ¡una familia decidió adoptarlo! Pero nos lo devolvieron porque, según ellos, había mordido a un humano. Durante unos meses lo tuvimos en una resi, buscando una familia que lo entendiese… ¡y llegó Daniela! ¡El flechazo fue inmediato y son la pareja perfecta! ¡Ahora nuestro abuelo vive feliz y querido en Alicante!